Antecedentes
Task Force
Operaciones aéreas
Aeronaves participantes
Objetivos navales
Reconocimientos
Las cifras
Memoria de caídos
Condecoraciones
Veteranos de guerra
  Martes 4 de mayo

El parte meteorológico

El cielo se presentó nublado, con buena visibilidad y precipitaciones aisladas; un frente cálido se aproximaba desde el Norte, próximo a las islas, y las afectó con abundante nubosidad; techos de 900 metros.


La situación táctica

La flota enemiga, alejada prudentemente, intentó una nueva incursión con sus portaaviones y correspondientes escoltas, HMS Sheffield, HMS Arrow, HMS Yarmouth, HMS Glasgow y HMS Coventry, con la finalidad de atacar el aeródromo de la BAM Cóndor, y destruir los Pucará que habían retornado del Aeródromo Auxiliar Calderón. Simultáneamente, a las 05:33 hs, se estaba realizando la operación Black Buck II, la cual, pese al tremendo esfuerzo requerido para su ejecución (dos aviones Vulcan y diez Victor como aviones cisternas), tampoco logró hacer blanco en la pista.


La batalla por la información

Sin duda, a esta altura del conflicto comenzaba a materializarse la batalla por la información, en la que ambas partes comprendían que su obtención oportuna era vital para la planificación y ejecución de las operaciones (Anexo I).  


El ataque a un "Blanco Grande"

Esta importantísima operación aérea, fue ejecutada y planificada con absoluta idoneidad en todos sus aspectos, aunque, por las características del ataque, no se pudieron comprobar en el momento los daños ocasionados y el objetivo naval preciso que se batió. ¿Blanco en el portaviones HMS Hermes?.  


Los ataques de la Task Force

Aprovechando el mal tiempo reinante en el continente, el Carrier Battle Group, en la forma ya explicada, se aproximó a Malvinas y operó sólo con sus medios aéreos de la siguiente forma:

08:00 hs. Aproximó a la BAM Malvinas a dos Sea Harrier que sólo se acercaron al aeródromo, sin entrar a distancia de tiro de nuestra artillería antiaérea, posiblemente en exploración y reconocimiento, para verificar daños del ataque del Vulcan).

13:10 hs. Ataque de tres Harrier a la BAM Cóndor, con los siguientes resultados, según el relato del Diario de Guerra del Grupo 1 de artillería antiaérea en Darwin.

Día 4: Cerca del mediodía atacan tres Harrier desde el Este, el primero es derribado por una ráfaga de 35mm del Ejército, cayendo a un costado de la pista. El avión lleva la matrícula XZ 450 y su piloto es Nick Taylor, quien muere en la acción. El segundo avión es alcanzado por el fuego de la pieza Nº 5 de 20 mm, se aleja humeando y lanza sus bombas sobre la zona Darwin, que no explotan. El tercero, ante el fuego de 20 mm gira hacia el Sur lanzando su carga a un campo vacío.

Este fue un día de festejo, pues se había rechazado por primera vez un ataque aéreo con saldo netamente favorable, no pudieron tirar sus bombas en los blancos y no hubo bajas propias.



Restos del Sea Harrier del HMS Hermes,
piloteado por el LtCdr Nick Taylor


La operación Black Buck II (Ataque de avión Vulcan)

Esta misión se concretó a las 05:33 hs, sobre la BAM Malvinas, sobrevolándola con rumbo N-NE y lanzando diecisiete bombas con retardo de hasta dos horas, que impactaron a 45º de la cabecera 08, pero sin afectar la pista, aunque hiriendo levemente a dos soldados del Ejército Argentino.

Esa noche fue tranquila para los defensores de Puerto Argentino; la Task Force no atacó en horas nocturnas.


El Aviso Sobral

Lenta y dificultosamente, el Aviso Sobral, con sus muertos a bordo, navegaba (en posición desconocida, dado que no emitía mensajes), hacia nuestro continente. Su acción de búsqueda y rescate de dos tripulantes del Canberra eyectados, será permanentemente reconocida por la Fuerza Aérea Argentina.